Risotto. Las recetas

Cómo hacer el perfecto risotto

Risotto con nata

Aunque pienses que hacer un risotto es cosa de profesionales, lo cierto es que no hay nada de complicado en hacerlo. Es verdad que no es como un arroz normal, que añades el caldo y lo dejas cocer hasta que esté cocido, pero tampoco es tan difícil. Es igual que las recetas de pasteldecarne.com.es, que aunque parecen muy complicadas, en realidad no lo son.

La clave para hacer un risotto es ir añadiendo el caldo poco a poco, y que el arroz lo vaya absorbiendo. Cuando esté seco, se añade más y se deja que lo absorba otra vez. Todo este proceso que dura aproximadamente 25 minutos, hay que estar pendiente, removiendo el arroz constantemente. Esto se hace para que el arroz suelte almidón, que es lo que le da la cremosidad al risotto.

Risotto con nata

Si quieres impresionar a los invitados, te recomiendo que hagas esta receta. Al tener nata, tiene el doble de cremosidad y un sabor inigualable.

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 litro de caldo de verduras
  • 50 g de mantequilla
  • 1 cebolla roja mediana, finamente picada
  • 1 diente de ajo, machacado
  • 350 g de arroz Arborio
  • 200 ml de vino blanco
  • 4 cucharadas de nata líquida para cocinar
  • 50 g de queso parmesano, rallado
  • Sal y pimienta negra recién molida
  • Unas ramitas de eneldo y lascas de queso Parmesano para decorar

Indicaciones necesarias para hacer la receta:

  1. Vierte el caldo en un cazo y llévalo a ebullición, baja la temperatura al mínimo y manténlo caliente mientras se cocina el arroz.
  2. Mientras tanto, derrite la mantequilla en una sartén grande y sofríe la cebolla y el ajo durante 5 minutos, hasta que se reblandezcan, pero no se doren.
  3. Agrega el arroz y remueve todo para que se mezclen todos los ingredientes. Vierte un cacillo de caldo caliente al arroz y, sin parar de remover, deja que lentamente el líquido se vaya reduciendo. Cuando lo veas seco, agrega otro capillo de caldo, vuelve a remover y deja que se absorba de nuevo. Repite este proceso hasta que el arroz esté cremoso.
  4. Añade el caldo restante y luego el vino, y continua la cocción hasta que el risotto esté espeso pero no pegajoso. No hay que hacerlo apresuradamente, hay que tomarse su tiempo. Generalmente se tarda unos 25 minutos.
  5. Justo antes de servirlo, vierte la nata, remuévelo y retira la sartén del fuego. Incorpora el queso, prueba el arroz y, si es necesario, sazona todo con sal y pimienta.
  6. Sírvelo en platos individuales y espolvorea unas ramitas de eneldo y unas lascas de queso Parmesano en cada plato.

Consejos.

Si lo prefieres, puedes omitir el vino y utilizar únicamente el caldo. El caldo puede ser vegetal de pollo o de pescado, y si es casero, mucho mejor.