recetarisotto.es

Recetas paso a paso

Risotto con nata

Esta sencilla receta de risotto con nata es cremoso, delicioso y satisfactorio! Fácil de hacer y listo en solo 30 minutos, este risotto con un toque de queso parmesano es perfecto para una cena rápida y deliciosa.

Ingredientes necesarios

Para elaborar un risotto con nata perfecto, necesitarás reunir estos ingredientes:

  • Arroz para risotto - Yo recomiendo usar arroz arborio o carnaroli, ya que son los más adecuados para hacer risotto. Personalmente, prefiero el arroz carnaroli, pero ambos funcionan bien.
  • Cebolla - Necesitarás una cebolla pequeña finamente picada. Si no tienes cebolla, puedes usar cebolleta o incluso puerro, aunque el sabor será ligeramente diferente.
  • Mantequilla - Utiliza 100 g de mantequilla. Si prefieres una opción más ligera, puedes usar aceite de oliva en su lugar.
  • Vino blanco seco - Un toque de 125 ml de vino blanco seco le dará un sabor fantástico a tu risotto. Si no quieres usar vino, puedes omitirlo o sustituirlo por un caldo adicional.
  • Caldo de pollo o verduras - Necesitarás 750 ml de caldo. Puedes usar caldo de pollo, verduras, o incluso una mezcla de ambos. Yo prefiero el caldo de pollo, pero el de verduras también queda delicioso.
  • Nata para cocinar - Agrega 200 ml de nata para cocinar para lograr una textura cremosa. Si no tienes nata, puedes usar crema de leche o incluso yogur natural, aunque la textura será ligeramente diferente.
  • Queso parmesano rallado - Utiliza 100 g de queso parmesano rallado para darle sabor y cremosidad a tu risotto. Si no tienes parmesano, puedes usar otro queso duro como el grana padano o el pecorino.
  • Sal y pimienta negra - Sazona al gusto con sal y pimienta negra. Recuerda que el queso parmesano ya es salado, así que ten cuidado al añadir sal.
Risotto con nata

Preparación del risotto

  1. Lo primero que necesitas es elegir el arroz adecuado. Yo recomiendo usar arroz arborio o carnaroli, ya que son los más adecuados para hacer risotto. 
  2. Una vez que tengas el arroz, es hora de preparar el sofrito. En una sartén grande, derrite la mantequilla y sofríe la cebolla picada hasta que esté transparente. Este paso es clave para darle sabor al risotto.
  3. A continuación, añade el arroz al sofrito y cocínalo durante 2-3 minutos, revolviendo constantemente, hasta que el arroz esté ligeramente tostado. Después, vierte el vino blanco y cocina a fuego medio-alto hasta que se evapore por completo.
  4. Ahora viene la parte más importante de la cocción del risotto: la técnica de añadir el caldo. Calienta el caldo en una olla separada y manténlo a fuego lento. Añade una porción de caldo al arroz y cocina a fuego medio, revolviendo constantemente, hasta que el caldo se absorba por completo. Repite este paso poco a poco, cocinando hasta que el caldo se absorba antes de añadir más.
  5. Cuando el arroz esté casi listo (al dente), incorpora la nata y el queso parmesano, y sazona con sal y pimienta negra al gusto. La nata y el queso le darán al risotto su textura cremosa y su sabor característico.

¡Y ya hemos terminado! Ya tienes un risotto perfecto para disfrutar en cualquier ocasión. Sirve el risotto inmediatamente después de cocinarlo, ya que el arroz puede volverse pegajoso si se deja reposar durante mucho tiempo.

Puedes acompañarlo con una ensalada verde o un poco de pan tostado.

Risotto con nata

Trucos y consejos

Como sabrás, este es uno de mis platos favoritos, y siempre estoy buscando maneras de mejorarlo.

  • El punto exacto de cocción del arroz - Recuerda que el arroz debe quedar "al dente", es decir, ligeramente crujiente en el centro. Esto le dará al risotto la textura perfecta. Si te pasas con la cocción, el arroz se volverá pegajoso y perderá su encanto.
  • La importancia de una buena nata para cocinar - La nata es el ingrediente estrella de este plato, así que no escatimes en calidad. Utiliza una nata espesa y cremosa para lograr una textura suave y sedosa. Si no tienes nata a mano, puedes usar crema de leche o incluso yogur natural, pero la textura no será la misma.
  • Variantes con diferentes tipos de queso - Aunque el queso parmesano es el más utilizado en el risotto, no dudes en experimentar con otros quesos. El grana padano o el pecorino son excelentes opciones, y le darán a tu risotto un sabor único y delicioso.

Receta

Risotto con nata

Tiempo de preparación: 30 minutos

Un risotto cremoso y delicioso listo en solo 30 minutos para disfrutar en cualquier ocasión.

Ingredientes

  • 300 g de arroz para risotto (arborio o carnaroli)
  • 1 cebolla pequeña finamente picada
  • 100 g de mantequilla
  • 125 ml de vino blanco seco
  • 750 ml de caldo de pollo o verduras
  • 200 ml de nata para cocinar
  • 100 g de queso parmesano rallado
  • Sal y pimienta negra al gusto

Instrucciones paso a paso

  • Comienza derritiendo 50 g de mantequilla en una sartén grande a fuego medio. Añade la cebolla picada y sofríela hasta que esté transparente.
  • Agrega el arroz y cocina durante 2-3 minutos, revolviendo constantemente, hasta que el arroz esté ligeramente tostado.
  • Vierte el vino blanco y cocina a fuego medio-alto hasta que se evapore por completo.
  • Calienta el caldo en una olla separada y manténlo a fuego lento.
  • Añade un cucharón de caldo al arroz y cocina a fuego medio, revolviendo constantemente, hasta que el caldo se absorba por completo.
  • Repite el paso anterior, agregando el caldo poco a poco y cocinando hasta que se absorba antes de añadir más.
  • Cuando el arroz esté casi listo (al dente), incorpora la nata y el queso parmesano, y sazona con sal y pimienta negra al gusto.
  • Retira del fuego y añade los 50 g restantes de mantequilla, revolviendo suavemente hasta que se integre por completo.

Notas:

  • Para obtener un risotto más cremoso, puedes añadir más nata o queso al final de la cocción.
  • Si deseas una variante con diferentes tipos de queso, prueba con queso gorgonzola, queso de cabra o queso fontina.
  • Sirve el risotto inmediatamente después de cocinarlo, ya que el arroz puede volverse pegajoso si se deja reposar durante mucho tiempo.