Risotto. Las recetas

Cómo hacer el perfecto risotto

De Roquefort

A muchas personas les parecerá que añadir queso Roquefort a un risotto es un sacrilegio. Algo con un sabor y olor tan fuerte no casa con algo tan delicado como un risotto. Pero cuando prueben esta receta, cambiarán de opinión. No solo tiene queso Roquefort, también tiene Parmesano para equilibrar los sabores. Y el vino tinto afrutado combina perfectamente con el queso Roquefort.

Tiempo de preparación: 20 minutos

De Roquefort

Tiempo total: 45 minutos

Ingredientes necesarios para 4-6 raciones:

  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • 1 litro de caldo vegetal
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 2 chalotas, finamente picadas
  • 440 gr de arroz carnaroli
  • 50 ml de vino tinto
  • 100 gr de queso Parmesano, rallado
  • 120 gr de queso Roquefort
  • Sal y pimienta negra
  • 45 gr de nueces, tostadas
  • Perejil fresco picado, para decorar (opcional)

Método de elaboración:

En una cazuela grande, ponemos a calentar a fuego medio 1 cucharada de mantequilla y otra de aceite de oliva. Añadimos las chalotas picadas y dejamos que se sofrían durante unos 4 minutos, hasta que cojan color y se ablanden.

Incorporamos el arroz y lo removemos para que se impregne con las grasas y la chalota. El arroz se tiene que volver opaco, esto lo conseguirá en unos 2 minutos aproximadamente.

En este punto, añadimos el vino tinto y removemos todo, para que el arroz se impregne de este maravilloso aroma. Removemos todos los ingredientes con una espátula constantemente, hasta que el vino se absorba. Este proceso durará unos 5-6 minutos.

En otro cazo calentamos el caldo a fuego fuerte, y cuando llegue a hervir, bajamos la temperatura para que siga manteniendo caliente.

Bajamos la temperatura del arroz y añadimos un cucharón del caldo caliente. Revolvemos todo y dejamos que cueza hasta que el líquido se haya absorbido casi por completo. Añadimos otro cucharón de caldo y repetimos el proceso. Cuando se absorba, añadimos más caldo y continuamos revolviendo. Así hasta que el arroz esté tierno, pero todavía firme en el centro.

Al tratar el arroz de esta manera, estamos liberando el almidón que hace que tenga esta consistencia cremosa tan fantástica. Aproximadamente tardaremos unos 20 minutos en llegar a la consistencia deseada en la que los granos estén suaves, pero un poco crujientes. Puede que no necesitemos utilizar todo el caldo, dependiendo de la textura que vaya adquiriendo.

Es el momento de probar el arroz y añadir sal y pimienta negra, la cantidad dependerá del grado de sal que tenga el caldo que hemos utilizado.

Apartamos el arroz del fuego y añadimos el queso Parmesano y la cucharada restante de mantequilla. Mezclamos bien y tapamos la cazuela durante 2 minutos, dejando que el queso se derrita y el arroz absorba todos los sabores.

Desmenuzamos el queso Roquefort por encima y servimos en platos individuales. Tostamos las nueces unos segundos en una sartén y las añadimos por encima, junto con unas hojas de perejil picado.

Notas:

Para esta receta se puede utilizar cualquier vino tinto, aunque siempre es recomendable uno de buena calidad que podamos degustar después con la comida.