Risotto. Las recetas

Cómo hacer el perfecto risotto

Risotto de boletus

El risotto es uno de los platos de arroz más famosos en el mundo. Se trata de una receta que gusta mucho por su excelente sabor y por su gran versatilidad, dado que acepta infinidad de ingredientes, desde las setas hasta las verduras o incluso algunas carnes blandas.

En esta entrada queremos compartir la receta del risotto de boletus.

Risotto de boletus

El boletus es una variedad de seta muy apreciada en la cocina y que tiene unas 300 variedades diferentes, con las que poder hacer elaboraciones tan deliciosas como esta.

Para la preparación de este plato para 4 personas necesitaremos:

  • 300 gramos de arroz de grano corto.
  • 400 gramos de boletus.
  • 1 cebolla grande.
  • 3 dientes de ajo.
  • 1 litro de caldo de pollo.
  • 250ml de vino blanco seco.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal y pimienta negra (al gusto)
  • 125 gramos de queso parmesano.

Modo de elaboración

Aunque muchas setas suelen venir lavadas, nos aseguraremos lavándolas de nuevo, escurriéndoles bien el agua y las laminaremos.

Por otro lado picaremos la cebolla y los dientes de ajo, muy picados.

En una cazuela amplia echamos aceite de oliva y ponemos a fuego medio; una vez caliente añadiremos los ajos, teniendo especial cuidado de que no se doren porque amargarán y arruinarán el plato.

Añadiremos la cebolla y dejaremos que se dore unos minutos, removiéndolo continuamente.

Cuando cebolla y ajo estén dorados añadiremos la seta laminada para que se vaya haciendo poco a poco y salpimentaremos al gusto. Dos o tres minutos después añadiremos el arroz y dejaremos que se haga un poco durante tres minutos, sin dejar de remover, porque no nos interesa que el arroz se dore.

Tras ese tiempo agregaremos el vino blanco y dejaremos que se evapore el alcohol mientras removemos.

Una vez evaporado añadiremos el caldo de pollo bien caliente, para que la cocción del arroz no se rompa y lo haremos poco a poco. Hay que esperar a que se consuma a fuego medio para que el arroz vaya absorbiéndolo y una vez hecho añadiremos otro poco más de caldo.

Antes de que se termine de hacer, echaremos por encima el queso rallado y una cucharada de mantequilla, lo mezclaremos todo hasta conseguir una textura cremosa y ya está listo para comer.

Consejos

El arroz no debemos lavarlo porque lo que nos interesa es que conserve el almidón, así podremos obtener la consistencia cremosa. Para finalizar, si se nos quema y se pega el arroz, no tendremos que rascarlo, debemos dejarlo y aprovechar lo que no está pegado, de lo contrario arruinaríamos su sabor.