recetarisotto.es

Recetas paso a paso

Risotto de pollo: receta paso a paso

Saborea un exquisito risotto cremoso y lleno de sabor en este artículo. Aprende a preparar un risotto de pollo paso a paso, perfecto para principiantes.

Ideal para una cena informal o una comida familiar, este plato te sorprenderá con su textura suave y delicioso sabor.

Ingredientes necesarios

Aquí tienes todos los ingredientes que necesitas para preparar un delicioso risotto de pollo para cuatro personas:

  • Arroz arborio – Necesitarás 350 g de arroz arborio. ¡Es la variedad perfecta para un risotto cremoso!
  • Pechugas de pollo – Utiliza 2 pechugas de pollo, cortadas en dados. Yo prefiero el pollo, pero si lo prefieres, puedes usar otras partes del animal.
  • Caldo de pollo – Un litro de caldo de pollo casero es lo ideal, pero si estás apurado, puedes usar caldo comercial. ¡El sabor será diferente, pero aún quedará rico!
  • Cebolla – Necesitarás una cebolla mediana, finamente picada. La cebolla aporta un sabor suave y delicioso.
  • Ajo – Dos dientes de ajo picados son suficientes. Pero si, como yo, ¡AMAS el ajo!, no dudes en añadir un poco más.
  • Mantequilla – Utiliza 100 g de mantequilla para darle a tu risotto una textura cremosa y suave. ¡No te arrepentirás!
  • Parmesano rallado – 50 g de parmesano rallado le darán a tu risotto un sabor intenso y delicioso. ¡Usa el mejor parmesano que tengas a mano!
  • Vino blanco – Un chorrito de vino blanco (100 ml) ayudará a desglasar la sartén y aportará un sabor increíble a tu risotto.
  • Aceite de oliva virgen extra – Dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra son suficientes para sofreír los ingredientes y darle un sabor delicioso a tu risotto.
  • Sal y pimienta – Sazona al gusto con sal y pimienta. Recuerda que el caldo ya puede ser salado, así que ¡prueba antes de añadir más sal!
  • Perejil fresco – Decora tu risotto con un poco de perejil fresco picado. Le dará un toque de color y un sabor fresco y aromático.
Risotto de pollo: receta paso a paso

Preparación del caldo

¡El caldo de pollo es el secreto para un risotto lleno de sabor! Yo siempre prefiero hacerlo casero, ¡es mucho más sabroso! Necesitarás una gallina, agua, cebolla, zanahoria, apio y sal.

Cuando era pequeña, mi abuela me enseñó a preparar un caldo de pollo casero, y desde entonces, ¡nunca he vuelto a comprar uno comercial!

  1. Lava la gallina y ponla en una olla grande con agua fría.
  2. Agrega la cebolla, zanahoria y apio pelados y troceados, y una pizca de sal.
  3. Lleva la olla a ebullición a fuego alto, y luego reduce el fuego a bajo y deja que se cocine a fuego lento durante unas 3 horas.
  4. Cuela el caldo y resérvalo para utilizarlo en tu risotto.

Si estás apurado, también puedes utilizar un caldo comercial, ¡pero te aseguro que notarás la diferencia!

El sofrito: base del sabor

¡El sofrito es la estrella indiscutible del risotto! Se trata de una mezcla de ingredientes (cebolla, ajo, y otros) que se cocinan a fuego lento en aceite de oliva para crear una base de sabor deliciosa.

En mi caso, siempre utilizo cebolla y ajo picados, que sofrío en aceite de oliva hasta que están tiernos y aromáticos. ¡Te aseguro que el olor hará que se te haga la boca agua!

Este paso es super importante para conseguir un risotto de rechupete, ya que el sofrito aporta un montón de sabor al plato.

Además, el sofrito ayuda a que los ingredientes se integren mejor entre sí, logrando una textura más suave y uniforme. ¡No te preocupes si no tienes aceite de oliva! Puedes usar mantequilla o incluso margarina, aunque el sabor final puede variar un poco.

Cocción del arroz

  1. Comienza tostando el arroz en una sartén grande con mantequilla a fuego medio. No dejes de remover para que el arroz se impregne de los sabores y adquiera una textura ligeramente crujiente. Esto ayudará a que el risotto quede cremoso sin llegar a ser pegajoso.
  2. Una vez que el arroz esté tostado, ve añadiendo el caldo caliente poco a poco. Remueve constantemente para que el arroz absorba casi todo el líquido antes de agregar más. Repite este paso hasta que el arroz esté cocido y tenga una textura cremosa y suave. ¡No te desanimes si al principio parece que el arroz no está absorbiendo el caldo! Con paciencia y removiendo constantemente, lograrás el risotto perfecto.

Integración del pollo

¡El pollo es un ingrediente estrella en este risotto de pollo! Recuerdo cuando preparé este risotto por primera vez para mis amigos, ¡todos quedaron encantados con el sabor del pollo perfectamente cocinado! Añadirlo en el momento adecuado y cocinarlo correctamente hará que tu risotto sea exquisito.

No tengas miedo de ajustar la cantidad de pollo a tu gusto. Si prefieres un risotto más "cargado" de pollo, simplemente añade un poco más. ¡El secreto está en encontrar el equilibrio perfecto entre el arroz, el caldo y el pollo!

Risotto de pollo: receta paso a paso

El toque final: mantecatura

¡La mantecatura es el secreto para conseguir la cremosidad perfecta en tu risotto! Esta técnica, que consiste en añadir mantequilla y queso parmesano al arroz cocido justo antes de servir, le dará a tu risotto una textura suave y sedosa que lo hará irresistible.

  • Asegúrate de tener a mano la mantequilla y el queso parmesano rallado.
  • Justo antes de servir, retíralo del fuego y añade la mantequilla y el queso parmesano.
  • Revuelve suavemente hasta que se integren completamente.

Yo siempre disfruto de este momento en la cocina, es como ver cómo tu risotto se transforma en una delicia cremosa y deliciosa. ¡No te olvides de probarlo y ajustar la sazón al gusto antes de servir!

Receta

Risotto de pollo

Tiempo de preparación: 45 minutos

Un risotto de pollo cremoso y delicioso listo en menos de una hora.

Ingredientes

  • 350 g de arroz arborio
  • 2 pechugas de pollo, cortadas en dados
  • 1 litro de caldo de pollo casero o comercial
  • 1 cebolla mediana, finamente picada
  • 2 dientes de ajo, picados
  • 100 g de mantequilla
  • 50 g de parmesano rallado
  • 100 ml de vino blanco
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta al gusto
  • Un puñado de perejil fresco, picado

Instrucciones paso a paso

  • Comienza calentando el caldo de pollo en una cazuela a fuego medio-bajo, manteniéndolo caliente durante toda la preparación.
  • En una sartén grande, derrite la mitad de la mantequilla con el aceite de oliva y sofríe la cebolla y el ajo a fuego medio hasta que estén tiernos y aromáticos.
  • Agrega el arroz a la sartén y tuesta durante 1-2 minutos, revolviendo constantemente para que se cubra con la mantequilla y el aceite.
  • Vierte el vino blanco en la sartén y deja que se evapore mientras sigues removiendo.
  • Añade un cucharón de caldo caliente al arroz y cocina a fuego medio, revolviendo constantemente hasta que el caldo se haya absorbido por completo.
  • Repite el paso anterior, añadiendo un cucharón de caldo a la vez y cocinando hasta que se absorba, durante aproximadamente 20 minutos o hasta que el arroz esté al dente.
  • Mientras el arroz se cocina, saltea los dados de pollo en una sartén con un poco de aceite hasta que estén bien cocidos y dorados. Reserva.
  • Cuando el arroz esté listo, incorpora el pollo cocido, el resto de la mantequilla y el parmesano rallado, removiendo suavemente para mezclar.
  • Sazona con sal y pimienta al gusto y espolvorea con perejil fresco picado antes de servir.